Reik llenó de hermosas canciones la sala principal del Teatro Nacional.
septiembre 30, 2019

Reik llenó de hermosas canciones la sala principal del Teatro Nacional.

  • Comparte:

Cinco años duró la banda mexicana Reik para presentarse en República Dominicana. El concierto protagonizado por la agrupación integrada por Alberto Navarro Rosas, Julio Ramírez Eguía y Gilberto Marín Espinoza sirvió de reencuentro y dejó constancia que las canciones románticas no pasarán de moda.

Durante el show a casa llena en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional la noche de este sábado 28 de septiembre Reik hizo un repaso por las canciones románticas que dieron a conocer la agrupación juvenil a nivel internacional y subió la temperatura con una dosis de colaboraciones en reguetón, y lo más emotivo tras la muerte ayer del “Príncipe de la canción” fue su homenaje con la canción “El triste”.

A las ‎8‎:‎51 de la noche una voz dominicana fue recibida y despedida entre aplausos. Se trató de Kiara Franco, quien abrió el concierto de Reik. Ella cantó “Me vas a extrañar”, “Adiós amor” y “No me acostumbro” que grabó con el baladista Wason Brazobán con una dulce voz.

La joven intérprete le agradeció a César Suarez Jr. productor del show por la oportunidad.

Desde que salieron a escena a las 9:12 de la noche los tres músicos principales de la banda Reik, vestidos muy a la vanguardia, el Teatro Nacional se volvió un concierto al aire libre, esto por la algarabía de los fanáticos que fue notada por ellos. A veces, entre canción y canción se detenían a admirar al público porque sus temas fueron cantados a una sola voz.

“Noviembre sin ti” fue la primera canción que entonó Alberto Navarro Rosas de su álbum “Reik” (2005).

“Saludos Santo Domingo. Gracias por la energía. Teníamos cinco años sin presentarnos en el país. Les prometo que se repetirá más a menudo”, dijo Chui Navarro, el nombre con el prefiere llamarse.

El grupo siguió con “Me duele amarte”, “Invierno”, “Voy a olvidarte” e “Inolvidable”, que dieron un paseo por sus primeras y recientes discografías con un toque de rock. Tanto Bibi Marin como Julio Reguia lograron una excelente ejecución de la guitarra, siendo sus melodías el toque distintivo de la banda. Por igual la acústica en general de la banda completa estuvo excelente toda la noche. Todos se mostraron felices, risueños y conversadores.

La escenografía incluyó una variación de las luces para determinadas canciones, pasando de romántico a sensual y en la pantalla el grupo se hizo valer de los videos musicales de las canciones más exitosas y jugaron con las sombras para identificar momentos de amor y desamor.

La noche de balada pop siguió transcurriendo con los éxitos “Contra el viento”, “Peligro” y “Vuelve” de sus álbumes “Sesión metropolitana”, “Peligro”, “Desamor” y el más reciente “Ahora”.

El momento acústico llegó sentados los tres frente al público para interpretar “Creo en ti”. Le hicieron un merecido homenaje al “Príncipe de la canción”, José José con la canción “El triste”, siendo la primera vez que Chui Navarro cantaba la canción en un escenario. Fueron notorios algunos ‘gallos’ del artista.

El set romántico pasó y decidieron terminar con las colaboraciones en reguetón que le han dado un giro a su carrera, y ahí los asistentes se olvidaron de la solemnidad del teatro y empezaron a bailar y acercarse a la tarima.

“Ya me enteré”, grabada con Nicky Jam, “Ráptame”, “Qué gano olvidándote” a dúo con Zion y Lennox, “Niña” y “Aleluya” con Manuel Turizo elevaron la temperatura.

Volvieron un instante atrás para cantar “Sabes” y “Yo quisiera”, de sus canciones más emblemáticas.

Como si fuese una fiesta los hits urbanos “Indeciso”, grabado con J Balvin y Lalo Ebratt, “Amigos con derecho” con Maluma y “Me niego a perderte” con Ozuna y Wisin (todas con millones de reproducciones en Youtube) le pusieron la cereza al pastel finalizando a las 11:00 p.m. tras dos horas de show, dejando complacidos a su público que ha abrazado sus inquietudes musicales, pues, aunque se han inclinado por el reguetón en los últimos sencillos no han olvidado sus letras románticas, sensuales y de desamor.